CANTATA EXPRESA

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

Para toda persona que quiera indagar e investigar en sus propios límites vocales y que quiera hacerse de herramientas que faciliten su libertad en cualquier faceta de su cotidianidad. Para cualquier persona que quiera conectar con su propio cuerpo, con sus propias vibraciones, con su sonoridad y además que le interese formar parte de un proceso de creación colectiva.


 

DESCRIPCIÓN

La voz cantada es un instrumento perfecto, capaz de transmitir las emociones más profundas. El canto es la expresión artística a través de la voz; constituye el más hermoso y sutil medio de comunicación que posee el ser humano. La voz cantada tiene exigencias diferentes a la voz hablada. Una técnica vocal eficiente facilita la comunicación artística y la salud vocal.

Hay que conocer el “instrumento oculto”; oculto porque a diferencia de otros “instrumentos musicales” como el piano o la flauta travesera que son externos y que puedes pulsar, soplar y sale sonido, la voz no se toca, requiere todo un proceso interno. La técnica no puede contrariar la fisiología y la física. El cuerpo, la relajación, el descanso, los hábitos saludables, juegan un importante papel para desarrollar ese instrumento oculto. Para Grotowski, “ el canto es el vehículo para pasar de un nivel cotidiano a un nivel más energético, más sutil o incluso de alta conexión. El canto antiguo es como un ser viviente”. La voz humana, la función vocal, no es esencial para la vida, no obstante se trata de una función esencial para la comunicación humana. A través , por ejemplo de la voz, podemos llegar a conocer mucha información del emisor de muchos puntos de vista: emocional, físico, lugar de procedencia, estado emocional, etc.

 


 

CONTENIDO

La física ha establecido que para que exista sonido se requieren tres elementos: un cuerpo que vibre, un soporte físico por el que pueda transmitirse, y una caja de resonancia que amplifique esas vibraciones, permitiendo que sean percibidas por el oído. Nuestra caja de resonancia es nuestro cuerpo, nuestro alma. Para ello hemos de preparar nuestro instrumento, para que suene y una vez que suene, encontrar todas sus posibilidades…componer y crear. Trabajaremos con dinámicas procedentes de la tradición escénica y de la psicología contemporánea.

UN ATLAS DEL CUERPO HUMANO

“sobre el cuerpo, se encuentra la huella de los sucesos pasados, de él nacen los deseos, los desfallecimientos y los errores […]”  (Foucault)

“al igual que los anillos de los árboles, el tono, la inflexión, la intensidad y otras características objetivas de la voz ofrecen indicaciones claras sobre la historia de la vida de cada persona”. ( Paul J. Moses)

La noción del esquema corporal, sus técnicas y sistemas postulares, el conocimiento holístico, la toma de conciencia cuerpo-mente, bajo el principio de Eugenio Barba, para el que la voz es una prolongación del cuerpo, nos puede servir para el encuentro de las diferentes voces que en un cuerpo habita en función de su estática, corporeidad.

El cuerpo será una guía para viajar con nuestra voz por sus diferentes lugares y así ubicar las distintas voces que vayan surgiendo y sus distintas funcionalidades. Nuestro cuerpo es un universo en sí, por lo que el viaje sonoro va a ser movilizador. Transitaremos lugares que nos generarán sensaciones de todo tipo, agradables o no. Intentaremos ubicarlas para tomar conciencia del lugar por el que estamos transitando. Vamos a viajar por la piel, la sangre, los músculos, pulmones, riñones, corazón, bazo, hígado, células, vacíos, agua, etc. y encontraremos las distintas sonoridades que en cada uno de esos lugares podemos generar. En cada uno de esos viajes se generarán formas, encuentros, comuniones, rechazos, etc…en conclusión: diálogos, pequeñas piezas que compondrán esa partitura final. 

LA RESPIRACIÓN Y LA PRODUCCIÓN DEL SONIDO

Es la que nos permitirá llegar a aquellos lugares más internos, donde el cuerpo físico no puede acceder. Trabajaremos una respiración saludable (costo- diafragmática- abdominal) para nuestra cotidianidad y a partir de ahí, provocaremos y forzaremos otro tipo de respiración que nos llevará a otras sonoridades, a otros lugares. Trabajaremos con la sensación física de Hara, centro por el que uno entra en la vida y es el centro por el que uno muere y sale de la vida; los resonadores, quienes jugaran un papel importante en la amplitud de la voz cantada. El tórax, los senos paranasales (máscara) y el cráneo serán las principales partes de la resonancia. Trabajaremos en la búsqueda del cuerpo como único y diverso resonador total

EL ESPACIO. LA TÉCNICA DE LA PESCA.

Como la pescadora, ponemos nuestra intención y sólo nos queda esperar. La espera es un acto espiritual, en el que agudizamos nuestra escucha y nos vaciamos de nosotros mismos, momento en el cual, el mundo que nos rodea empieza a surgir dándonos su ser. Es un acto de meditación, en el que no nos diferenciamos del fluir de la realidad, en el que todo es presente, en el que nos abandonamos para recibir todo lo que el mundo nos da a cada momento y que en nuestra vida cotidiana por la cerrazón de nuestras personalidades no aceptamos recibir. Pescaremos olores, sensaciones, colores, sonidos,…y que como peces en un río, transitarán por el cuerpo. Por el tuyo, por el mío. “Pescaremos” sonidos que están más allá de las fronteras de nuestro cuerpo. Nos encontraremos con el otro, con el espacio, con el tiempo…con lo otro. Para proyectarlo y ubicarlo en nuestro cuerpo y establecer juegos de comunicación y comunión entre lo de afuera y lo de dentro. La técnica de la pesca nos permitirá estar siempre presentes en la acción. Navegaremos por diferentes espacios. Sacaremos el trabajo vocal, más allá de las cuatro paredes.

CON TODO ELLO….

Rescataremos herramientas para afrontar nuestra cotidianidad desde otro lugar, más libre, más sano. Buscaremos, indagaremos, nadaremos en nuestros propios límites vocales. De esta manera permitiremos fortalecernos y por lo tanto fortalecer nuestra voz para cada espacio y momento diferente: para el trabajo, para presentaciones públicas, para la música, para el teatro. Destaparemos nuestra estructura. Moldearemos nuestro cuerpo, lo ablandaremos, para permitir que nuestra estructura sea capaz de dejarnos expresar lo que sentimos.

Después de transitar, de viajar por los diferentes huecos y escondites del cuerpo, crearemos la partitura coral fruto del resultado de los viajes recorridos. Abiertos a lo que acontezca, al instante, al presente. Crearemos solos, dúos, tríos de cuerpo y voz. Crearemos una pieza colectiva con sus particularidades: CANTATA EXPRESA DE CREACIÓN COLECTIVA EN FRÍAS

 

FÁTIMA CUÉ

 

Santander, 1977. Artista escénica. Integrante del colectivo Stabivo Artes Transescénicas. Licenciada en geografía por la Universidad de Cantabria. Se forma como actriz en la Escuela de Arte Dramático de Cantabria. Cursa estudios de canto lírico y flauta travesera en el Conservatorio Oficial Jesús de Monasterio, en Santander. Se forma en diferentes campos escénicos con Simone Forti, Pere Sais, Joan La Barbara, Mónica Valenciano, Juan Loriente, Antonio Ramírez, entre otros. Con su performance La flor del ajo, comienza a centrar su trabajo en la investigación del cuerpo y la voz ahondando en sus orígenes, sus formas rituales, en lo ancestral y primitivo. Junto a Antonio Sánchez lleva a cabo el proyecto de arte sonoro y performance temporada de pesca en Madeira, Portugal. Integrante de la banda Pachita Band . Colabora con otros artistas de la escena, entre otros con la Cia de danza Sharon Fridman (Barro y Always), con Brandon Labelle y actualmente con la fotógrafa francesa Sandrine Moukagni. Imparte talleres de investigación sonora y experimentación colectiva bajo las figuras de las Cantatas en diferentes espacios.

Aquí puedes escuchar algunos de los fragmentos creados en otros laboratorios.

• 3 abril, 2017

Comments are closed.