Un lenguaje intercultural

El proyecto aumenta la sensibilización positiva de los jóvenes hacia otras culturas, ya que gente de toda el mundo convivirán juntos durante los 10 días que dura la fase de desarrollo, compartiendo alojamiento, comida y lo más importante, el sentimiento y la pasión por la música.

Es de esperar que la convivencia sea más que positiva ya que todas estas personas tienen un nexo en común que les permitirá desde el principio simpatizar mutuamente.

Por otra parte las actividades del encuentro como los cursos, talleres y conciertos están dispuestos para favorecer la cohesión cultural y tener la oportunidad de conocer la cultura de nuestra comunidad autónoma mediante diversos cursos y talleres centrados en nuestras tradiciones culturales.

El proyecto contribuye a prevenir y combatir los prejuicios, el racismo y cualquier actitud que lleve a la exclusión, ya que de una forma contraria no se podrían llevar a cabo las actividades propuestas en el proyecto.

La simple realización de las actividades donde los asistentes tendrán que ponerse de acuerdo para llevar a cabo los espectáculos los lleva a zambullirse en la necesidad de respetarse, y apreciarse mutuamente dejando de lado cualquier tipo de comportamiento exclusivo y racista.

El proyecto fomenta el sentido de la tolerancia y la comprensión de la diversidad, ya que la música es entendida de formas totalmente diferentes por las diferentes culturas y es a su vez un elemento representado desde los inicios en todas ellas.

Desde Movimiento por la Cultura Libre mostramos una preocupación más que tangible por los problemas de racismo, xenofobia, antisemitismo. Es por ello por lo que gracias a la convivencia intercultural se conciencia a los asistentes sobre estos problemas y se les insta que continúen con su difusión como problema clave en la sociedad actual.

Volver